Nocturnatario








Entre tantas cosas perdidas, había una sombra olvidada en una pared rota. Estaba al lado de otra sombra con nombre y apellido. Me asomo por un ventiluz Allí afuera es aquí dentro. Puedo sentir el latido de la tierra cuando leo impaciente las hojas de un libro. Y me vienes a buscar con los ojos cerrados, pero no estoy. Me fui como el agua inofensiva que va por el río.

Comentarios